Tirada de Tarot para una relación

A raíz de una serie de publicaciones en mi grupo de estudio de Tarot en Facebook sobre consultas de Tarot por temas de pareja, comparto aquí una tirada de 7 cartas que he desarrollado con la práctica a raíz de la presentada por Banzhaf Hajo, la cual es comentada al final de este artículo.

Esta tirada sirve para ver reflejado en el Tarot cuáles son las cualidades de una relación entre dos personas, ya sea un vínculo de pareja romántica, una amistad, un familiar, un/a vecino/a, alguien con quien se está teniendo problemas de cualquier tipo, un/a enemigo/a declarado/a, etc. Lo más recomendable es utilizar todo el mazo, ya que si utilizamos sólo los arcanos mayores estaríamos utilizando casi un tercio de los mismos, y esto puede hacer que la tirada se vuelva muy densa.

He aquí la disposición que utilizo:

Tirada de Tarot para ver temas de pareja

Las cartas en las posiciones 1, 2 y 3 representan a la persona que consulta.
Las cartas en las posiciones 4, 5 y 6 representan a la otra persona por la cual se está consultando.
La carta en la posición número 7 es un resumen de la tirada.

Las cartas de la primer columna, en las posiciones 1 y 4, representan cómo se muestra cada uno exteriormente al otro.
Las cartas de la segunda columna, en las posiciones 2 y 5, representan cómo se siente cada uno interiormente por el otro.
Las cartas en la tercer columna, en las posiciones 3 y 6, representan cómo cada uno "ve al otro" en la relación.

En el contexto de una lectura de Tarot con enfoque terapéutico, vale la pena detenerse a elaborar acerca de las cartas ubicadas en las posiciones 3 y 6, ya que la forma en la que cada uno "ve al otro"en realidad pone en evidencia el juego de proyecciones que está uniendo psicológicamente a estas dos personas.
Un recurso "dramático" que puede tener efectos muy interesantes si es bien aplicado, especialmente cuando vemos que la carta número 7 o la tirada en general tiene un tinte pesimista, consiste en intercambiar la ubicación de las cartas en las posiciones 3 y 6 cuando ya va rondando el final de la lectura. De esta manera se habilita en la sesión la apertura de un nuevo nivel de reflexión junto con la persona acerca de cuáles son las expectativas que cada uno está poniendo en el otro, los supuestos inconscientes basados en experiencias de relaciones previas acerca de la forma que debiera tener el vínculo, y las suposiciones que cada uno está haciendo acerca del (a veces incomprendido) accionar del otro, lo cual puede ser precisamente lo que está motivando a la persona a consultar...


A modo de referencia bibliográfica, esta tirada de 7 cartas que estoy presentando tiene raíz en la que presenta Banzhaf Hajo en "El Gran Libro del Tarot" (p.196, editorial Edaf, Madrid), aunque mi planteo presenta algunas diferencias sustanciales que fui desarrollando con la práctica:

En principio, me gusta mucho la idea de que una tirada sobre temas de pareja tenga precisamente siete cartas, dado que en Astrología la pareja se ve en la séptima casa (así como los enemigos declarados, y en definitiva cualquier relación uno a uno entre pares). Sin embargo, con todo respeto, me resulta un poco estanca la disposición cuasi-circular planteada por Hajo, quien además ubica en el centro a la primera carta como el resumen de la relación. Prefiero poner al resumen de la tirada como última carta y al costado en disposición de "flecha" ya que esto da una sensación de direccionalidad hacia la cual se está moviendo la relación y habilita a aconsejar a la persona una vía de acción, más que a una lectura meramente descriptiva de la relación. Además, porque el arcano VII, el Carro, es el que resuelve y direcciona las dudas del VI, el Enamorado, y también porque Venus, significador natural de las relaciones, es la séptima esfera o séfira en el Arbol de la Vida de la Kaballah.
También prefiero ubicar en el plano superior a la persona que consulta, y en el plano inferior a la persona por la cual consulta, ya que esto también permite interpretar a las cartas 4, 5 y 6 de la fila inferior como "el subconsciente" de quien consulta, su "otra cara", ya que todas nuestras relaciones reflejan nuestras sombras. Además esto tiene un efecto visual que le recuerda sutilmente a quien consulta que al consultar al Tarot por una relación, está haciendo uso de una herramienta muy poderosa que le da ventaja sobre el otro, aunque más no sea "sabiendo mejor" lo que está pasando.

2 comentarios:

  1. Gracias por compartir, yo normalmente determino las tiradas según lo que se va dando en consulta sin embargo, me has entregado buenas bases.

    ResponderEliminar