"Lo que el cielo dicta..."



¿Recuerdan la gran estrella del atardecer que tuvimos a fines de Junio y principios de Julio? Formada por una conjunción entre Venus y Júpiter en el signo de Leo, que coincidió temporalmente con la luna llena de Cáncer+Capricornio.

Algunos acontecimientos ocurridos alrededor de esos días, fueron la aprobación de la ley de matrimonio igualitario en EEUU y una muestra gratis de post-porno en la UBA, además de la publicación de nuevas imágenes de Plutón tomadas por la sonda New Horizons. Resulta relevante que durante esos días se gestó un acuerdo nuclear entre las potencias internacionales, el cual se concretó el mismo día que la sonda espacial logró la máxima cercanía para fotografiar al planeta enano.

Se ve claramente una tonalidad plutoniana/escorpiana transversal a estos acontecimientos. Entre sexualidades y potencias nucleares, se abrieron tabúes y motivaron discusiones pendientes, para que vayamos dejando que se asienten "nuevos horizontes" y perspectivas: desde sexualidades de pareja diversas, y críticas a la estructura familiar tradicional, hasta cómo nos vinculamos culturalmente a escala internacional, y definimos qué incluímos oficialmente como parte del sistema solar.


Antes y Después

La recategorización de Plutón al estatus de planeta puede considerarse un paso hacia una mejor comprensión de nuestra potencia creadora / destructora. Este merecido reconocimiento para el planeta "enano", humaniza e integra al "enano fascista" que tenemos adentro, al decir del psicoanalista Wilhelm Reich, y facilita la expresión de la potencia cooperativa, de organizarse para emanciparse de los poderes hipostasiados de los que habla Jürgen Habermas, lo que en palabras coloquiales se dice "empoderarse"...

Esto se sostiene de fondo en la sinergia que generan Saturno y Plutón por estar cada uno en el signo que rige el otro. Plutón en Capricornio, por su parte está transformando con una lenta danza las estructuras tradicionales de autoridad, tránsito de largo plazo que dura desde el 2008 hasta el 2025. Ahora, Saturno en Escorpio, durante los últimos dos años y medio y hasta mediados de Septiembre de 2015 puso a prueba nuestra capacidad de mantenernos en pie ante la intensidad emocional, cuánto nos animamos a sentir la sexualidad, la transformación y la muerte, y hasta qué punto nos comprometemos a trabajar reflexivamente para resolver los conflictos que nos espejan los pinches tiranos con los que nos enganchamos discutiendo.
Sin embargo, con su próxima entrada a Sagitario, Saturno cambia el foco hacia preguntas como por ejemplo: "¿Qué dogmas nos limitan, y por qué autoridades nos dejamos guiar? ¿Cuál es la filosofía con la que filtramos nuestra comprensión de la realidad? ¿Cuán estables son los fundamentos de los conocimientos con los cuales iluminamos el camino de nuestros proyectos?"

Júpiter y Venus
Ya que a Sagitario lo rige Júpiter, volvamos a su encuentro con Venus del que hablamos antes. Este se producirá en total tres veces, ya que en realidad, luego del primero Venus avanzó hasta poner un pie en el grado 0º de Virgo, y empezó a retroceder, para volver hasta mediados de Leo donde se encontrará con Marte, antes de volver a avanzar juntos y generar la tercera conjunción con Júpiter, ya entrado en Virgo, que se verá entre los tres planetas al amanecer los últimos días de octubre, luego de que pase la temporada de eclipses que se avecina.

Al respecto de la retrogradación de Venus que mencionamos, que produce ese triple contacto con Júpiter, digamos que es un período que nos invita a conectar más profundamente con nuestras relaciones afectivas entre pares, y replantearnos la manera en que nos complementamos con los demás, para expresar nuestros sentimientos más auténticamente, y encontrarnos con los otros desde el corazón.

El encuentro entre Venus y Marte alrededor del 31 de agosto puede ser un momento para afirmar las propias sensibilidades y expresar con más seguridad los deseos personales en los vínculos, mientras que el triple encuentro con Júpiter será un momento de confirmación de lo
que se estuvo abriendo, y de integración de las asperezas que puedan haber quedado soslayadas en los acontecimientos correlativos a la primera conjunción entre júpiter y venus.

Así el cielo da la bienvenida a los 13 meses en los que Júpiter estará transitando por Virgo, desde el 15 de agosto, tiempos en que rige la noción de que “menos es más”, cuidarse del exceso en todo nivel, para aprender de los beneficios que pueden traer la prolijidad, la austeridad y las rutinas saludables.

Pronto un análisis sobre los próximos eclipses del 13 y 27 de septiembre

No hay comentarios:

Publicar un comentario