Desilusionando profecías autocumplidoras

Durante los últimos meses del 2015 estaremos viviendo una cualidad astrológica que podríamos decir que invita a "desenmascarar" algunos profetas engañosos, como quien desilusiona verdades huecas, o en todo caso, logra que la profecías no se cumpla... 
Mejor sincerarnos profundamente sobre los supuestos básicos en los que confiamos ciegamente, para saber en que ejes nos apoyamos y transitar la vida cotidiana con más confianza.


Recordemos que Urano en Aries y Plutón en Capricornio, están trayendo reestructuraciones y destrucción de lo caduco, poniendo en juego un sentido de auto-empoderamiento para dar lugar a potentes cambios en la cultura humana a nivel mundial.
Desde hace un año, Júpiter estuvo en Leo, amplificando la imagen que tenemos de nosotros mismos, alimentando el fuego interior con un trígono de Urano en Aries para que avancemos por un camino que tenga corazón; mientras que ya desde fines del 2012, Saturno transitando Escorpio nos acompañó a descender al sótano, a verle la cara a nuestros miedos y tabúes, y traer a la superficie algunos escombros del pasado, de lo que está remodelando Plutón en Capricornio.

Ahora y hasta mediados de 2016, se está formando una T cuadratura con Júpiter en Virgo en oposición a Neptuno en Piscis, ambos en cuadratura a Saturno en Sagitario. Esta tensión creativa invita a que desenmascaremos las imágenes con las que velamos el contacto con la profundidad de nuestras fantasías y deseos. Es un tiempo clave para cuestionar radicalmente a los guías en los que confiamos para comprender la realidad, y ver a qué autoridades le damos la palabra para que nos ayuden a transitar por nuestro mundo.

Tal vez sin darnos cuenta, día tras día alimentamos ciertas verdades, ya sea mediante discursos que sin filtrar reproducimos en nuestra praxis cotidiana, o bien validándolas como si fueran obvias, proyectadas en autoridades a las que admiramos o tememos, pero no cuestionamos. Esto es una tendencia automática de la mente, una cuestión de economía cognitiva de la vida cotidiana. Sin embargo este es un tiempo valioso para aprovechar y reflexionar sobre qué tan real sentimos algun creencia que sostenemos, en vez de quedar atrapados en las fantasías de un mundo externo que nos impone un dogma que oprime y oscurece nuestra vida, nos aísla de los otros, mediante marcos rígidos que hasta nos pueden llevar hasta la profecía autocumplida, el boicotearse inconscientemente, de un modo que puede resultar hasta destructivo, como quien se choca negligente contra la pared de lo conocido por andar ciego a sus cordones desatados.

Si se quiere, es tiempo de cachetearse contra la realidad, y hacer una buena (auto)hiper-crítica, cuestionar profundamente donde sea que escuchemos algo que nos suena dudoso, enfrentarnos con nuestras suposiciones y proyecciones para reflexionar si realmente son así las cosas o lo estamos fantaseando, y deconstruír algunos de los juicios y discursos con los que nos manejamos cotidianamente; no necesariamente para deshacernos de nuestros ideales, sino al menos para sincerarnos al respecto de cuáles son los fundamentos, y pulirlos para que estén a nuestro favor en vez de que se nos vuelvan en contra, como fantasmáticas que sesgan y ciegan el contacto emocional y el sentido de que hay algo profundo y trascendente en lo que uno va haciendo y sintiendo. 


Las consecuencias de este proceso reflexivo
pueden ser ser muy desilusionantes, como por ejemplo, ver derrapar algún "iluminado" en el que uno confiaba, como quien corre desnudo bajo el sol en su delirio mesiánico egocéntrico, echando no más que sombra sobre la realidad... pero también pueden caer buenas fichas, que agudicemos nuestra sensibilidad en la incertidumbre, y desarrollemos una visión más nítida de las cosas, para encontrarnos en un lugar más creativo, avanzar hacia metas que tengan sentido para nosotros mismos, y que sean también un aporte valioso a los demas y un servicio honrado hacia la totalidad.


Esta potente luna llena del sábado 29 de agosto en Virgo-Piscis, es la última antes de los eclipses de septiembre, y activa como dijimos a Júpiter y Neptuno; podemos aprovechar este fin de semana, que Saturno todavía está en Escorpio, para hacer un repaso de lo que trajeron los últimos dos años y medio de reestructuración emocional, evitando tropezarnos con las mismas piedras, cuando Saturno pase en unos días saturno a Sagitario. 

Pararse un momento para limpiar el interior de la lámpara con la que iluminamos nuestros pasos... ver si el cristal está rayado, y si está roto mejor ir haciendo un recambio, para poder ver mejor sobre qué piso estamos parados, antes de empezar a hacer el intento de tensar el arco y disparar...

2 comentarios: